Atlético por la Gracia de Dios.

Quiero dedicar este blog a mi hermana pequeña Pilar, que está en el Tercer Anfiteatro del Calderón compartiendo grada con muchos de los nuestros. Va por ella. Va por ellos.

Atlético por siempre

miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Mala suerte?




Miren que hay días y días.

Hay días en los que nos levantamos con el pie derecho y todo nos sale. Días en los que preparamos un café mañanero que ni Juan Valdés. Días en los que la mantequilla está a la temperatura exacta para deslizarla sobre ese estupendo pan gallego que luego pasamos por la plancha. Días en los que los noticieros vienen amenos, dinámicos, .... Aunque esté diluviando sabemos que el sol terminará saliendo.
En cambio hay otros en los que todo nos viene mal. Días en que nos preguntamos por qué coño ya no compramos el café en La Mexicana. Días en los que juramos y perjuramos no volver a comprar el pan en el supermercado. Días en que sólo nos queda ¡¡¡margarina!!! (holandesa, eso sí) en el frigorífico. Días, en fin, en lo que lo mejor para toda la Humanidad es que uno no salga de casa.
Este último domingo sin ir más lejos.

--

Sepan ustedes que el 21-02-2.010 pasará a los anales personales como una fecha histórica. Manuel, alma máter de Rugby Atleti, y Pepema, director deportivo, pensaron en servidor para una de las tradiciones más emociotivas del Rugby: el reparto de camisetas a jugadores y el speech/arenga inicial.
Los leones rojiblancos jugaban pronto, a las 10:30, así que hubo que madrugar un poco más de lo habitual, tomar un cafetito rápido con unas magdalenas birladas a los nenes y salir pitando.
Allí estaba yo, a las 10:15, en lo más sagrado de un Equipo, su vestuario, rodeado de 20 SEÑORES a los que debía dar la camiseta con la que jugarían el partido y a los que debía dirigir unas palabras de motivación (palabras que no necesitaban, pues Miguel, bravo pilier del Equipo, había acudido a apoyar a sus compañeros con la clavícula fracturada por tres sitios). Aún así, se intentó estar a la altura. Espero no haberles defraudado. Muchas gracias a todos, fue un Honor.

Y se empezó a torcer el día. Hacía una mañana de perros. Pasadísima por agua, por ese agüilla asqueroso que tanto perjudica a los equipos que quieren jugar rugby. El rival, de Illescas, se adelantó muy pronto transformando dos golpes de castigo. Toda la primera parte fue un querer y no poder. Así comenzó también la segunda. Pero el noble equipo manchego terminó cediendo ante la presión atlética. El Rugby Atleti tuvo su justo premio con dos ensayos y una tranformación. Con 12-6 el partido entró en su recta final. El rival apretando en nuestra veintidos. A poco del final consiguieron adelantarse (12-13). Quedaban cinco minutos en los se estuvo a punto de ganar, pero un último avant (maldita lluvia) lo impidió. El marcador no hizo justicia a la superioridad rojiblanca, pero .... Horas después pasaría exactamente lo mismo.

--

¿Arreglaría el día nuestro primer Equipo de fútbol? Ya saben ustedes que aquí somos ultra-optimistas, pero el domingo no las tenía todas conmigo. No me pregunten por qué. Muchas veces nos movemos por sensaciones, sin ninguna base científica ni no-científica, y las que tenía no eran buenas. Probablemente fuera por la dura matinal. Quizá fuera porque uno empieza a notar la carga de partidos jueves/domingo/jueves, que si para un jugador profesional que cobra por ello es duro, ni les cuento cómo resulta para un aficionado profesional que paga por esto. Por lo que fuera, tardé más de lo habitual en decidirme a bajar al pub, pero finalmente (de todos es sabido que pueden más dos cervezas que dos carretas), haciendo de tripas corazón, bajé
Me sorprendió no ver excesiva gente después de los últimos buenos resultados del Atlético, pero la gente ya está un tanto cansada de este ritmo extenuante. A pesar de no preparar nada, raro es el día en que no nos acompañan un par de amigos para ver el partido y tomar unas cuantas cervezas.
Sorprendió ver a Jurado en el once inicial (no me crean, esto es una licencia; ver al artista ya no sorprende nadie), pero había otros nueve futbolistas y la incógnita de Diego Forlán.

Asenjo sigue generando muchas dudas en el arco, pero hizo un partido aceptable. No obstante, la defensa creo que juega más suelta, más tranquila, con David De Gea.
Los cuatro de atrás parece que se van asentando. Fundamental para ello ha sido la confirmación en el centro de la zaga de Domínguez. Perea sólo ha necesitado 20 partidos para tranquilizarse. Antonio López bastante mejor, pero sin llegar al nivel que daba temporadas atrás. Ujfalusi correcto y, a veces, brillante.
Donde más se ha mejorado es en centro del campo. Tiago y Assunção han conseguido, ¡por fin!, el equilibrio que llevábamos tantos años buscando. En su línea de mejoría Reyes, pero mal Simão, que venía de encadenar varios buenos partidos.
Y arriba, ¡qué cosas!, muy mal. Muy mal Forlán. No está. Lo intenta, pero, dejando a un lado que no le sale nada, está muy bajo física y moralmente. No sé si se recuperará, pero para el equipo es preocupante su estado. Y más si sale de titular porque, en ocasiones, se convierte en una rémora.
Jurado sigue en su línea de regularidad: mal, como siempre. Y, como siempre que sale, el Atlético juega con uno menos. ¡Y no nos lo podemos permitir!

Y ahora tendría que escribir que el Atlético ganó cómodamente el partido, pero como todos ustedes saben se perdió. De una manera muy injusta y muy cruel, pero se perdió. El balón fue del Atlético durante gran parte del choque. En varios momentos se jugó muy bien: fuerza, anticipación, toque, aperturas a banda, .... ¿Y qué nos faltó? El remate. ¡AL ATLÉTICO LE FALTÓ REMATE! ¿Cuántos partidos no habremos ganado en los últimos años sin juego, pero con remate? En cambio últimamente proponemos juego, pero nos falta remate. REMATE. Remate.
Y ahí están los resultados (tomando como referencia los tres últimos partidos): una victoria (por la mínima), un empate (en casa) y una derrota. En estos tres partidos el Atlético ha generado no menos de 20 ocasiones claras de gol y sólo ha marcado tres goles (dos de ellos de magníficos golpes francos). El dominio en estos tres partidos ha sido por momentos abrumador, pero .... Yo tengo claro que éste es el camino, que jugando así pocos partidos se van a escapar, pero para ello debemos jugar con dos delanteros. Uno debe ser Agüero. Otro, bien, Forlán. Y si no está bien el uruguayo, que no lo está, pues a sacar a Ibrahima, que no lo ha hecho nada mal cuando ha salido, o a Borja. Pero en su estado actual Forlán no debe jugar nunca.

--

¿Y mañana? En principio el Atlético se perfila como favorito. Claro favorito, en mi opinión. Pero hay que sacar un equipo con 11 jugadores. Con 10 (o sea, con Jurado) no pasaremos nunca.
Miren ustedes que me daba un poco igual la Europa League, pero el amigo Tomi Soprano me ha metido el veneno y .... Si no pasamos él será el único culpable de mi berrinche.
Pasaremos.

--

El tema de la semana, como no podía ser de otra manera, va dedicado a todos los que forman el Rugby Atleti.

lunes, 8 de febrero de 2010

Hotel Rihn.


Buenas noches, amigos.
Parece ser que tenemos final a la vista. Nada más y nada menos que la Final de Copa. Queda, esperemos, un partido de trámite en Santander en el que nuestros jugadores tendrán que estar muy listos para no caer en lo que se esbozó anoche en Santander. El Racing saldrá sobre-excitado y querrá morir matando. Se necesitará mucha cabeza para no entrar al trapo de provocaciones, patadas y demás. El 26 de mayo tenemos que estar todos en la finalísima.

--

Santander.
Fueron los antiguos Campos de Sport de El Sardinero uno de mis primeros destinos como aficionado del Atlético fuera del Estadio Vicente Calderón. Hace ya la tira de años.

Pocos años después de darme de alta como socio empecé a seguir al equipo junto a mi padre por la geografía española. Eran principios de los 80 y por aquel entonces se decía que para ver jugar al fútbol al Atleti había que viajar. Era en los desplazamientos donde se sacaba una de la señas de identidad de nuestro Amado Equipo: el contragolpe. Los primeros diez minutos nuestra defensa aguantaba, mal que bien, las embestidas del rival de turno y a la primera contra tumbaba al rival con un knock-out de uno de los mejores rematadores de todos los tiempos: Hugo Sánchez. Por aquel entonces andaba consolidándose en la portería Mejías; contábamos en defensa con unos tiarrones como Arteche, Balbino y Juanjo. Miguel Ángel Ruiz acaba de dejar la medular para ocupar el centro de la zaga. Por allí andaban Clemente y Quique Ramos. Teníamos un todocampista como el alemán Votava. Landáburu daba clases de cómo lanzar el contraataque. Marina y Julio Prieto comenzaban a viajar con el primer equipo. Juanjo Rubio y Juan Carlos Pedraza galopaban por banda en el ataque. Hugo se encargaba de definir. En definitiva, un equipo sólido, con muchos jugadores de la casa, dos extranjeros buenísimos y un sistema muy definido. El entrenador, como podrán imaginar, era Luis Aragonés.

Y allí nos presentamos mi padre y yo tras recoger a mi madre en la Capital del Mundo (Potes) para pasar un fin de semana inolvidable. Nos alojamos en el hotel Rhin donde pasé las horas muertas contemplando a mis héroes. Estuve todo el sábado por la tarde en el salón donde el equipo jugaba a las cartas o veía la televisión. Cada vez que uno iba a coger el ascensor yo apovechaba para subir a la habitación a buscar cualquier tontería y coincidir con ellos. Todavía tengo los posavasos que me firmaron aquel mágico fin de semana.

El domingo tuvimos una tarde desastrosa y nos cascaron, no recuerdo bien, cuatro o cinco. Los santanderinos lo celebraron como si hubieran ganado la liga. Curiosamente, lo mejor del partido fue una chilena de Hugo Sánchez desde fuera del área. El balón, tras dar en el larguero, marchó ¡fuera del estadio!

Y así nos volvimos a Madrid. Mi padre con un cabreo considerable y yo con una sonrisilla estúpida (tipo Reyes, para que lo entiendan) por haber estado con mis jugadores (porque aquel fin de semana fueron míos y sólo míos). Pocas veces he tenido tantas ganas de que llegara el lunes para poder contar a los amigos (y chinchar a los rivales) todo aquel viaje.

De aquellos tiempos sólo queda la incomprensible (en mi modesta opinión) antipatía que sienten los racinguistas hacia nuestros Colores. Porque no se crean que lo que ha pasado esta última semana es nuevo. No. Siempre ha habido cierto rechazo de los montañeses hacia el Atlético. Y sinceramente no sé el motivo. Miren ustedes que, en cambio, sería lógico que la tuvieran para con los otros, ya que puede decirse que hace mucho, mucho tiempo “les descendieron”. Pero no, todo lo contrario. La del Racing, para qué nos vamos a engañar, es una de las aficiones más madridistas que existen. En fin ....

--

Había tormenta en los nuevos Campos de Sport de El Sardinero. La consigna era, poco menos, inflar a patadas a los nuestros y, sobre todo, a Sergio Agüero. Justo es decir que el jueves pasado el árbitro se inventó un penalti a nuestro favor. Pero no menos cierto es que los cántabros debieron salir de Madrid con un ajustado 8-0.

Salimos con el deseado trivote. ¡Por fin!, debieron de pensar muchos. Y lo cierto es que el cambio de sistema permitió controlar el partido sin agobios. Sin adornos, pero muy serios. Y se debió haber ganado fácil (0-2 ó 0-3), pero el enésimo error de Perea dió el empate a un Racing que empezaba a entregar el partido. Como este es un sitio optimista e irracional, vamos a quedarnos con el magnífico pase de Simão que permitió a Forlán adelantarnos en el marcador. Por cierto, alguno hay que todavía ve dudosa la posición de Forlán. Entre éstos “genios”, el no menos genial estadista cántabro Miguel Ángel Revilla “el de las anchoas”. Con esta jugada y la del gran David de Gea el imbécil, demagogo e inútil presidente de mi querida Cantabria poco menos que terminará recurriendo al espíritu de Corocotta para liderar la caza que (espero que inconscientemente) está promoviendo para el jueves. Confíemos no obstante en que vuelva a salir Jurado y guardemos al Kun de alguna coz alevosa.
Es curioso como el descerebrado maldirigente cántabro pedía hace poco que el prometedor Canales fichara por los otros. Dios los cría y ellos se juntan.

Volviendo al partido, el trivote funcionó bien. Muy bien Tiago y Assunção. Raúl García anduvo bastante perdido, pues se le metió muy a la derecha. Es lo que tiene carecer de laterales de largo recorrido. ¿Y qué me dicen de los chavales? De Gea y Domínguez parece que llevan toda la vida en Primera División. Una súplica: SUBAN A PULIDO YA.

Jurado estuvo como siempre: mal. Recibió, eso sí, patadas para aburrir. Forlán sigue sin estar bien. No sé qué le pasa, pero está muy flojo. Ayer se demostró que Ibrahima tenía que haber salido mucho antes en lugar del uruguayo. Quizá de inicio.

Anoche se perdieron dos puntos muy importantes, pero se ganó en consistencia. Al menos eso me pareció o eso quiere parecerme. Creo que éste puede ser el camino para tener una segunda vuelta interesante.

El jueves se viene la vuelta de Copa y el domingo nos visita el Fútbol Club Barcelona. Me atrevo a decir que seremos causantes de la primera derrota de los culés en esta Liga tan desastrosa.

--

El tema de esta semana va dedicado a todas las personas que estuvieron conmigo en aquel maravilloso fin de semana: Don Pablo y Doña Charo (mis padres), Don Ángel Limón, Don Emilio Tovar y Don Lázaro Albarracín. GRACIAS.

martes, 2 de febrero de 2010

El bueno y el malo (además de feo).


Hoy no sé qué poner, la verdad. Uno tiene una reputación ganada a pulso como acérrimo optimista y no quiere tirarla por los suelos. Así que vamos a dar una vueltecilla por los Cerros de Úbeda. O del Espino.

--

José María Amorrortu.
Ahora sale el nombre del bilbaíno como el Salvador, como el Mesías que en unos pocos años nos pondrá donde nos merecemos. Yo es que ya no sé ni qué es lo que nos merecemos, la verdad; ni lo que entienden nuestros capacitados, diligentes, eficientes y queridos dirigentes por pocos años.
Pero vamos poco a poco.

De bien pequeño uno era hincha de Amorrortu. Muy hincha. El motivo es muy sencillo y les resultará comprensible: en la liga de chapas del barrio quien estas torpes líneas escribe se veía obligado a jugar con el Real Zaragoza (imposición paterna, mi querido viejo es maño) o con la Unión Deportiva Las Palmas (servidor era muy de Daniel Carnevalli, el portero más elegante de todos los tiempos) porque la lista de espera para jugar con el Atlético de Madrid era muy larga y los mayores mandaban. Amorrortu me marcó muchos goles el campeonato 79/80 (si mal no recuerdo). De hecho quedó segundo máximo artillero del torneo tras Morete de la Unión Deportiva de mi amigo de la infancia (también atlético) Amílcar. Menos uno, todos los goles fueron de falta. Y es que la chapa de Amorrortu era perfecta. Tenía un saliente que para qué les voy a contar. Era darle una “tobita”, el garbanzo sorteaba barrera y portero, y golazo por toda la escuadra. El Zaragoza se proclamó aquel año campeón de la Liga de Chapas Calle de la Ciconia. El Atlético quedó fatal, ya que el que jugó con él era muy malo. Mayor y muy bestia, pero muy malo.

Hace unos años Amorrortu se hizo cargo de Nuestro Fútbol Base. Entró en el Club al mismo tiempo que un tipejo la mar de despreciable (Suso para los amigos e Inútil de los Cojones para la insoportable Lisbeth Salander y para el resto de la Humanidad) se hacía cargo de la Dirección Deportiva del Club. Con IdlC teníamos claro qué iba a pasar. No creo que haya sorprendido a nadie.
¿Que pasaría con Amorrortu? Si les soy sincero, al principio era bastante escéptico. No ayudaron mucho las primeras medidas que adoptó el vizcaíno: que si los chavales tenían que lavar la ropa, que si había que potenciar al jugador en lugar del conjunto, que si .... Llegó, incluso, un momento en el que me posicioné en contra suya ya que uno de los mejores entrenadores que ha pasado por la cantera del Atlético, Javier García Márquez se vió obligado a abandonarla. No pintaba muy bien la cosa, la verdad.
Los hechos han terminado por dar la razón a Amorrortu. Una de las poquitas cosas que funcionan bien en este Bendito Club, quizá lo único, es la Cantera (con mayúsculas, porque se lo merece). Y tampoco es que sea un asiduo del Cerro del Espino, fuerza obliga, pero cada vez que veo jugar a un Equipo de la Cantera es que disfruto como un enano. Da gusto verles jugar fútbol. Da gusto. Los más llamativo de todo es que además de jugar bien, juegan muy ordenados, con un sistema base que, desgraciadamente, no es el de nuestro primer equipo (con minúsculas, porque no se lo merece). Éste juega sin sistema conocido. O con un sistema desconocido. O vayan ustedes a saber cómo. A veces, incluso, ni juegan.
Nuestros chavales, por otro lado, acostumbran a competir con gente mayor por lo que están llegando bien preparados física y futbolísticamente hablando. En infantiles o en juveniles se notan mucho uno o dos años menos, pero los equipos compiten y, sobre todo, juegan muy bien. Uno de los equipos que más me gusta es el Atlético C. Si tienen ocasión, veánles. Del Atlético B qué vamos a comentar. Tras unos años en los que se iban sacando resultados pero en los que el juego del equipo dejaba bastante que desear, ahora está jugando fútbol. Y a veces de categoría. Sería un error pedir resultados a los equipos de la cantera, pero hay que “obligarles” a jugar bien al fútbol. Y se está consiguiendo.
Y esto ha tenido un nombre en mi modesta y discutible opinión: José María Amorrortu.

Parece ser que nuestros abnegados dirigentes tienen intención de prescindir de IdlC. Les ha llevado un tiempo, pero se han dado cuenta. Han reaccionado algo tarde (tres/cuatro añitos de nada en los que se ha conseguido lo mismo; o sea, nada), pero va a ser la primera cabeza que ruede. O la segunda después del pobre Abel Resino. Quizá la tercera, si el intrascendente Quique Sánchez Flores no salva estas dos próximas semanas.
Me parece genial que se cepillen a IdlC, pero ¿por qué “subir” a Amorrortu? Para una cosa que hacemos bien, ¿vamos a cambiarla? No quiero asustarles, pero el nombre que se baraja para sustituirle en el Fútbol Base es ... ¡¡¡Santi Denia!!!
¡Qué Club, Dios Mío!

--

No me pierdan la Fe, por favor. En un par de semanas vamos a ver dónde estaremos a final de temporada, pero vamos a darlo todo, cada uno a nuestra manera, para ver si es posible ________________________ (pongan aquí lo que ustedes quieran). Acuérdense que éste birrioblog quiere ser un búnker de optimismo (¿irracionalidad?). Fuera llueve mucho. Ya parará.

¡FORZA ATLETI!

--

Este tema, de la mejor banda de los 90 con infinita diferencia sobre el resto, me lo dedico a mi mismo.